Crema de cannabis

Históricamente el cannabis ha sido utilizado por culturas antiguas para tratar distintos padecimientos: desde heridas hasta patologías crónicas, como la artritis o la dermatitis atópica (eczema).

El empleo tópico del cannabis aparece en papiros egipcios y también en los textos de algunos escritores griegos: era
utilizado principalmente en caballos para curar lastimaduras producidas por los arreos de los carros y, a veces, en el ser humano para escoriaciones o quemaduras.


Más cercano a nuestros tiempos, en los siglos XV y XVI, los botánicos Ruellius, en 1536, y Culpeper, en 1654, citaron usos tópicos del cannabis como ingrediente en cremas y ungüentos para quemaduras.


Durante siglos el cannabis fue el ingrediente principal en cientos de recetas y remedios tradicionales utilizados para aliviar afecciones cutáneas. Incluso en las décadas previas a su prohibición formaba parte de una gran cantidad de
preparaciones semi caseras que tuvieron éxito comercial. La marihuana estaba presente en la lista de los "tónicos milagrosos" que la incipiente industria farmacéutica erradicó.


Es claro: el uso del cannabis para el tratamiento de la piel no es una moda surgida en los últimos años. Es simple y afortunadamente un redescubrimiento de uno de los tantos usos de la planta que el escobazo de la prohibición barrió de nuestra vida cotidiana y que hoy regresan para recuperar el tiempo perdido.

¿Qué són las cremas y los ungüentos?
Como en la vida, los antagonismos existen, y las cremas, los ungüentos y las pomadas no son la excepción.


Químicamente, se los podría calificar como emulsiones: una fase oleosa (o lipofílica), la cual tiene afinidad por el agua y todo lo que sea soluble en agua. A la vista de nuestros ojos, resulta que ambas fases se han unido, formando una emulsión.


Entonces, según las características hay dos grandes tipos de emulsiones. Por un lado están las que tienen un menor porcentaje de fase acuosa emulsionada en un mayor porcentaje de fase oleosa, a estas se las llama ungüentos o pomadas. Por otra parte están las que tienen un menor porcentaje de fase oleosa disuelta en un mayor porcentaje de fase acuosa, a las que se las llama cremas.



En marihuanalatina.com puedes encontrar aceitescremas de cannabis de excelente calidad.
Y si quieres emprender la apasionante aventura de elaborar tus propios aceites y cremas, encontrarás semillas de cannabis para obtener plantas con buenos niveles de CBD y THC, con variedades seleccionadas de los principales bancos del mundo.

Quieres aprender a hacer crema de cannabis?

Bájate nuestro manual gratuito aquí

Cómo funciona el cannabis en la piel


El sistema endocannabinoide (SEC) entra en acción: nuestra piel posee receptores CB1 y CB2, y también algunos afines a los cannabinoides exógenos y endógenos como TRPV1 o GPR55 y GPR18. Estos receptores intervienen en las respuestas inflamatorias de la piel en distintos niveles, de a cuerdo a la patología o la exposición al agente irritante, como por ejemplo la capsaicina de los ajíes y pimientos, y transmiten además del dolor las sensaciones de calor, picazón y malestar.


En 2007 un estudio detalló como el SEC funciona como un regulador mayor de la hipersensibilidad cutánea en ratones. Otros estudios hechos en roedores confirmaron el rol fundamental que posee el SEC y los grupos de receptores CB1 y CB2 en la reacción inflamatoria y la sensación de dolor por las heridas cutáneas o periféricas. El uso de fitocannabinoides en estos padecimientos o patologías refuerza los mecanismos naturales del cuerpo y ayuda a aliviar los síntomas por acción directa sobre los receptores involucrados.


Precauciones:
Como todo cannabis destinado a uso medicinal, el utilizado para aplicaciones tópicas debe ser cultivado sin pesticidas o productos químicos que puedan dejar trazas o restos en las plantas. La misma precaución debe ser tenida en cuenta para los vehículos utilizados para infusionar o agregar el cannabis en una crema o tópico: es conveniente utilizar productos naturales, orgánicos si es posible, y consulta con un dermatólogo por patologías en particular.


Antibacteriano
Una de las aplicaciones tópicas del cannabis más indagadas por la ciencia es la actividad antibacteriana que presentan los distintos cannabinoides y terpenos producidos por la planta y cuya eficacia fue comprobada en varios estudios e investigaciones.
En 1995 un estudio examinó la efectividad de extracto de hojas de cannabis contra bacterias Gram positivas y negativas como Bacillus subtilis, Staphylococcus aureus, Proteus vulgaris y Bordetella bronchiseptica y si bien se
requirió una dosis superior que el uso de Cefalexina, los resultados fueron de unarequirió una dosis superior que el uso de Cefalexina, los resultados fueron de una eficacia comparable a la de este compuesto artificial.


En 2004 fue sugerida la eficacia de los extractos de hojas de cannabis en un estudio realizado en la Universidad de Pakistán contra bacterias como Escherichia coli, Pseudomonas aeruginosa, Staphylococcus aureus y Enterococcus faecalis y concluyó que el cannabis podría se la fuente de nuevos tratamientos contra enfermedades comunes y distribuidas mundialmente.


Otro estudio de 2008 concluyó en que los cinco cannabinoides mayores (THC, CBD, CBG y CBC) mostraron actividad contra una cepa de Estafilococo dorado (Staphylococcus aureus) resistente a otros antibióticos como la penicilina y la meticilina, y actualmente una de las infecciones intrahospitalarias más difíciles de erradicar. Cualquier persona sana puede portar Estafilococo dorado en la piel sin sufrir ningún tipo de infección, pero se vuelve potencialmente mortal en personas inmunodeprimidas.


Fungicida
El ser humano alberga en su piel miles de colonias de microorganismos diferentes, bacterias y hongos incluidos.
En estado natural existe un delicado balance entre estos organismos, nuestra piel, nuestro sistema inmunológico y el ecosistema que nos rodea. Pero ya no nos encontramos en ese estado. La influencia de nuestros hábitos de higiene
modernos (el uso intensivo y diario de desinfectantes, antifúngicos y antibacterianos) junto a las grandes dosis de productos químicos que utilizamos a diario en nuestra piel, se cree, puede estar relacionada con algunas patologías,
y el cannabis podría ser una solución natural para volver a equilibrar esta delicada balanza que, sin saberlo, dejamos de cuidar en nuestra vida cotidiana.


Las propiedades fungicidas del cannabis fueron menos investigadas que sus implicancias a nivel antibacteriano, pero las concluisiones siempre fueron alentadoras.
En el año 1995 se comprobó la actividad de un extracto de cannabis contra Candida albicans, generador de la candidiasis y contra Aspergillus niger, causante de la aspergilosis. El cannabis fue superior al fungicida Nistatina.
En 2011 fue repetido el experimento tambíen involucrado Candida albicans. Y en 2013, el cannabis se destacó inhibiendo el crecimiento del micelio del hongoen 2013, el cannabis se destacó inhibiendo el crecimiento del micelio del hongo fitopatógeno Alternaria spp, entre otras 11 plantas testeadas.


El efecto séquito
Si bien las últimas tendencias se basaron en agregar un único cannabinoide regulado o en vías de regulación, como sucede con el CBD en Estados Unidos, es importante destacar la diferencia entre la aplicación única y singular de un
solo cannabinoide en lugar del efecto séquito que poseen los cannabinoides cuando son aplicados en conjunto con otras sustancias también producidas por el cannabis, como los terpenos y otras sustancias aromáticas.


Un estudio del año 2014 investigó la capacidad de absorción cutánea de cinco terpenos, entre ellos el linalool, el citronellol y el alfa-pineno (todos también producidos por el cannabis y conocidas sus propiedades medicinales) y los
mejores vehículos para facilitar este proceso, como las emulsiones oleosas o hidrogeles. El alfa-pineno posee efectos antiinflamatorios, como el mirceno, el cariofileno y otros terpenos presentes en el cannabis.

Para qué sirven las cremas de cannabis
El cannabis tiene una gran capacidad para tratar diversas afecciones. En qué casos y por qué es util aplicarlo a través de la piel.


Enfermedades autoinmunes (psoriasis, vitiligo, esclerodermia, lupus)
Varios estudios comprobaron la efectividad de los cannabinoides para tratar las enfermedades autoinmunes, padecimientos en los que el sistema inmunológico ataca por error células sanas en distintas partes del cuerpo, como la esclerodermia. Los cannabinoides modularían el proceso autoinmune, lo que se traduce en una reducción del tamaño de las lesiones cutáneas.


Alergias de piel y erupciones
En dermatitis por contacto o alergias, el cannabis ayuda modulando la respuesta del organismo a la histamina y las quimiocinas, que son sustancias liberadas por el cuerpo al contacto de alérgenos y que generan inflamación, picazón y enrojecimiento de la piel. Investigaciones recientes sugieren una relación entre el cannabidiol (CBD) y la producción de mastocitos, que a su vez generan la rspuesta de histamina.


Inflamaciones (picadura de mosquito, quemadura leve, golpes, granos)
El cannabis es un conocido antiinflamatorio: al activar el grupo de receptores CB2, las células producen menor cantidad de citoquinas, sustancias de respuesta a estímulos que promueven la inflamación. Los terpenos también ayudan: se ha demostrado la activación selectiva del grupo CB2 por el beta-cariofileno, presente en muchas variedades de cannabis y otras plantas.


Cicatrización (escaras, heridas, quemaduras, lastimaduras)
El sistema endocannabinoide posee un rol fundamental en la recuperación y cicatrización de las lesiones, liberando en los tejidos comprometidos una mayor cantidad de anandamida, que además funciona como analgésico. Un estudio del año 2005 comprobó in vitro que los cannabinoides promueven el crecimiento de nuevas células en lesiones epiteliales.


Relajación muscular

Si bien no existe todavía un mecanismo de acción directo identificado por el cual los cannabinoides reducen los calambres y espasmos, ayudando a la relajación muscular, existe enorme cantidad de documentación testimonial sobre este uso, especialmente en condiciones como la esclerosis múltiple y la espasticidad.
Se sabe que el sistema endocannabinoide regula la neurotransmisión sináptica y ayuda al control tónico, es decir el sistema de respuesta de los músculos que ayuda a mantener la postura y el control muscular. Este efecto fue estudiado en modelos de ratones con esclerosis múltiple en un estudio de 2007 y existe evidencia in-vitro de que el cannabis puede regular la liberación de glutamato y la afluencia de calcio, mineral que en ingestas bajas o condiciones que afecten su absorción puede provocar calambres y rigidez muscular.


Acné
A los efectos antiinflamatorios y antisépticos del cannabis en la piel, se suma un beneficio para el tratamiento del acné: está comprobado que el CBD reduce la proliferación de los sebocitos y normaliza la hipersecreción de las glándulas sebáceas. Por su parte, los terpenos como el limoneno, el linalol, y el pineno ejercen acciones antibióticas complementarias.


Anti age
Diversos estudios hacen referencia al potencial antioxidante del CBD, el cual al contrarrestar los radicales libres puede contribuir a disminuir los signos visibles del envejecimiento de la piel como las arrugas, la opacidad y el tono de piel rojizo. A esto se le suma el efecto de diversos terpenos, como el linalol y de flavonoides, presente en el cannabis.


Dolores musculares (artritis, artrosis, traumatismos, tendinitis)
El uso de cannabis para el alivio de dolores articulares está ampliamente documentado a nivel testimonial y es a nivel medicinal uno de los usos más extendidos, aunque no está estudiado en profundidad. Un estudio de 2017 señala
su referida efectividad en dos puntos clave: los receptores CB1 en la transmisión del dolor y los receptores CB2 en la inflamación del área afectada.

En marihuanalatina.com puedes encontrar aceitescremas de cannabis de excelente calidad.
Y si quieres emprender la apasionante aventura de elaborar tus propios aceites y cremas, encontrarás semillas de cannabis para obtener plantas con buenos niveles de CBD y THC, con variedades seleccionadas de los principales bancos del mundo.

Quieres aprender a hacer crema de cannabis?

Bájate nuestro manual gratuito aquí


Fuentes:
1- Revista THC N°124
2- Torsten Lowin, Rainer H. Straub (2015). Cannabinoid-based drugs targeting
CB1 and TRPV1, the sympathetic nervous system, and arthritis.
3- Cal, K (2006). Skin penetration of terpenes from essential oils and topical
vehicles. Planta Med.
4- Appendino G1, Gibbons S et al (2008). Antibacterial cannabinoids from
Cannabis sativa.
5- Zimmiewska, M; Rozanska, W et al (2018) Antioxidant Potential of Hemp
and Flax Fibers Depending on Their Chemical Composition